Aficionados lamentan que en una ciudad con pocas ofertas de ocio las normas sean tan restrictivas.

por Tania Costa

Aficionados locales a los drones lamentan que se haya tenido que disolver en Melilla el club local de Aeromodelismo y Radiocontrol porque aseguran que la nueva normativa les impide volar de forma remota cualquier tipo de artefacto en los límites geográficos de la ciudad.

“La aplicación de la norma es súper restrictiva en Melilla. Tanto Guardia Civil como Policía Nacional no permiten que los aficionados puedan volar los aviones”, señala un aficionado a los drones en declaraciones a El Faro.

Y cuando habla de ningún artefacto, aclara que se refiere lo mismo “a un avión de corcho que a un cuadricóptero de juguete”. Esta limitación, en una ciudad con ofertas de ocio muy escasas como Melilla, ha dejado a padres e hijos sin posibilidades de divertirse practicando su hobby, lamentan.

Desde Policía Nacional reconocen que son estrictos con el cumplimiento de la normativa de drones y para ello tienen a un agente destinado a medios aéreos.

Sin embargo, no es imposible conseguir un permiso para volar drones en Melilla. Lo confirma a El Faro otro aficionado que en estos momentos está tramitando todos los permisos que le exigen para poder disfrutar de su hobby.

Según explica, antiguamente la gente de Melilla iba a Los Pinos de Rostrogordo los sábados y los domingos por la mañana y volaba sus drones sin problemas, pero ahora se ha endurecido el control de las aeronaves no tripuladas.

“No están prohibidas. Nadie ha dicho que no se pueda volar aeromodelismo. Sólo buscan un poco más de control. Ahora tiene que estar todo bien hecho”, asegura a este diario.

En su opinión, el endurecimiento de la normativa lo que busca es que los drones vuelen con seguridad, sobre todo, en una ciudad como Melilla, de poco más de 12 kilómetros cuadrados, que es una zona restringida en materia de aviación y la normativa vigente no permite volar aeronaves no tripuladas en un margen de 8 kilómetros alrededor del puerto y el aeropuerto.

Para poder volar drones en Melilla hay que solicitar permisos a la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), al Ministerio del Interior; hay que presentar un plan de vuelo; un manual de operaciones; un plan de emergencia; pedir autorización en Sevilla; a las zonas de control del aeropuerto de Melilla; hay que enviar foto de la zona donde quieres volar; tener un seguro; certificado de radiofonista de banda aérea; tener walkies para pedir permiso a la torre de control para iniciar el vuelo…

“Al principio parece complicado porque es mucho papeleo y parece un engorro, pero no te están diciendo que no se puede”, explica este aficionado que está inmerso ahora en la solicitud de los permisos.

“Yo ya he echado las autorizaciones. En una semana, si Dios quiere, ya podré volar y voy a hacerlo legal”, confesó a El Faro.

La situación ha cambiado mucho desde aquellos tiempos en los que te comprabas un avión y te ibas a los Pinos. Ahora la cosa es distinta y nadie puede asegurar que no sigan pidiendo más garantías, admite.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: TECNO DRONES S.L..
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Webempresa que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad